Un ejemplo muy común es apoyar una pieza de pollo cocida sobre una tabla que se haya utilizado al trocear el ave cruda. Los jugos o la sangre contaminan la carne ya cocinada provocando que esta se pueble de bacterias y gérmenes perjudiciales para la salud de los comensales (en algunos casos, podría resultar una fatalidad).

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

¿Tienes dudas? Escríbenos...